Bienvenido

Usted puede registrarse si aún no es un miembro de EL BARCO EBRIO, o identificarse, si ya posee una cuenta.


  • Usar SSL (más seguro)
  • Identificarse

    Recuperar contraseña

    Registrarse

    Lo sentimos pero no se permite el registro público en este sitio. Ud debe ser invitado por otro miembro o solicitar una invitación por email.


     

    Ángel Santiesteban

    (Cuba, 1966)

    Narrador literario. Graduado de Dirección de Cine.

    Ha ganado los premios Juan Rulfo (1989), que convoca Radio Francia Internacional. En 1995, gana el premio nacional de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), pero fue retenida su publicación por su visión crítica sobre la realidad cubana en la guerra de Angola. Premio César Galeano (1999) que convoca el Centro Literario Onelio Jorge Cardoso. Premio Alejo Carpentier (2001) que organiza el Instituto Cubano del Libro. Premio Casa de las Américas (2006).

    Ha publicado Sueño de un día de verano (Cuento, Ediciones UNION, 1998), Los hijos que nadie quiso (Cuento, Editorial Letras Cubanas, 2001), Sur: latitud 13 (Cuento, Emily, 2006), Dichosos los que lloran (2006).

    Actualmente reside en La Habana.


     
    • Comentábamos sobre cómo se nutren los alacranes de sus madres hasta aniquilarlas cuando, surgió la broma: por qué no engordar la nuestra, para luego, valiéndonos de ella a modo de balsa, evadirnos del país. La gracia del chiste radicaba en la imposibilidad de cebar a una persona en tiempos de tantas carencias.

      Puente de plata

    • Fuimos una generación que al nacer nos vendaron los ojos para dictarnos la manera en que debíamos razonar y aplazar los sueños, porque nos aseguraron que la luz cegaba. Las madres soportaron la injusticia por temor y protegernos, porque sabían que lo peor aún estaba por sucedernos. Luego, al principio, por necesidad o intuición, buscamos los destellos ínfimos que se filtraban por las hendijas en los bordes de la venda. Y era definitivamente bello. Llegamos a la convicción de que seríamos ciegos felices. Hasta que apartamos la venda. A partir de entonces ya no podemos vivir sin el fulgor de los iluminados. El Blog Los hijos que nadie quiso, en lo particular, es el espacio urgente para compartir el libre pensamiento, algo desconocido y vedado en mi país desde hace varias generaciones.

      Declaración de Principios: Los que nacimos sin horizonte


     
    LIBROS DE ESTE AUTOR: